Así es cruzar por el puente colgante más emocionante de México – Repsodia

Así es cruzar por el puente colgante más emocionante de México

El Puente de Ojuela se encuentra a unos minutos de Mapimí, Durango.

Ojuela, Durango fue uno de los pueblos más prominentes de la Colonia. Hoy es un pueblo fantasma. Sólo ruinas de lo que en su momento llegó a ser una de las regiones mineras más productivas de México. En 1598, el jesuita Servando de Ojuelos y otros españoles descubrieron plata en esta región, y así empezó la historia de este ex emporio de riqueza minera.

ojuela-mexico_0001
Lo que alguna vez fue Ojuela.

El Puente de Ojuela se construyó con la intención de transportar los minerales al pueblo, un pueblo lleno de todo tipo de lujos. Cuando las minas de la “Sierra de la Bufa” dejaron de producir, el pueblo murió lentamente. Sólo quedó el gran puente de madera, que hasta la fecha es considerado una maravilla arquitectónica de su tiempo. Te dejamos un video de la experiencia al cruzar el puente:


Este puente es único en el mundo, y hace algunos años reforzaron sus pilares de madera con acero, por lo que aún lo puedes recorrer. Si te atreves, es una experiencia cardiaca que te hará sentir miedo, emoción. No es sólo un puente, es una estructura crujiente a cada paso y por la que puedes observar cien metros de profundidad si te atreves a mirar hacia abajo.

Estructuras de madera que sostienen todo el puente.
Estructuras de madera que sostienen todo el puente.

El puente mide 318 metros de largo que parecen eternos una vez que lo inicias. Mucha gente no se decide a pasar y prefieren quedarse del lado del pueblo y sólo conocer las ruinas, otros van hasta grabando y no falta ver quién va tomado de la mano de sus seres queridos, por aquello de la precaución. Si una tabla llegara a caerse podría provocar un accidente pero estás bajo tu responsabilidad.

Ojuela, Durango
Parte de las ruinas del pueblo fantasma.

La recompensa de terminar este intenso tramo, es el recorrido que puedes hacer a las minas, con guías expertos en la historia de este pequeño pero mágico lugar del norte de país.

Sobra decir que el paisaje desde este punto es impresionante: la inmensidad de la Reserva de Mapimí te llena de energía y curiosidad de seguir conociendo el Norte de México. Para llegar a este punto, puedes viajar desde Torreón, Coahuila. En coche harás aproximadamente una hora y cuarto.

img_20160325_160157332
Mientras caminas, el paisaje te maravilla.