¿A qué edad desarrollan los niños el sentido de justicia? - Repsodia

¿A qué edad desarrollan los niños el sentido de justicia?

Un estudio social arrojó interesantes resultados

Los niños pequeños pagarían para ver cómo golpean a una marioneta, pero solo los de seis años pagarían más para ver el castigo infligido a una marioneta que los ofendió personalmente, esto de acuerdo con científicos que intentan descubrir cuándo se desarrolla por primera vez nuestro sentido de la justicia.

En un estudio publicado por Nature Human Behavior, 72 niños de cuatro a seis años interactuaron individualmente con títeres en un teatro en miniatura. Uno de los títeres le dio un juguete al niño, mientras que el otro le ofreció el juguete y luego se lo quitó. Después, una tercera marioneta apareció en el escenario con un palo grande y procedió a golpear la marioneta que aún estaba en el escenario (esta se alternaba según el niño) mientras emitía sonidos de llanto.

Después de un rato, cayó el telón y llegó el momento de tomar una decisión. Los niños indicaron si deseaban seguir mirando el castigo colocando fichas como pago a la izquierda o a la derecha del escenario. (El castigo continuaría aunque no lo vieran.) El proceso se repitió por cuatro rondas.

Los niños de todas las edades pagaron para seguir viendo el castigo, pero solo los de seis años pagaron más para ver cómo se castigaba al títere que les había negado el juguete. Además, solo los niños de seis años tenían sonrisas más frecuentes en lugar de fruncir el ceño cuando veían a la marioneta malvada ser castigada.

La buena noticia es que los niños de todas las edades parecían estar tristes cuando se castigaba a la marioneta buena, y, para ser justos con los niños más pequeños, es posible que no entendieran lo que estaba sucediendo, en lugar de desear una verdadera venganza.

En general, lo que arroja el estudio es que los niños desarrollan un sentido de la equidad o justicias en la temprana edad de seis años y recomiendan que antes, los más pequeños sean guiados de manera adecuada para no desarrollar sentimientos conocidos como “venganza”.