Científicos construyeron células cerebrales humanas virtuales que sí funcionan - Repsodia

Científicos construyeron células cerebrales humanas virtuales que sí funcionan

Podría ser el estudio sobre el cerebro humano más poderoso que se haya creado

Durante siglos, científicos han dedicado sus vidas a estudiar el cerebro humano intentando desbloquear sus misterios. El papel que desempeña el cerebro en la personalidad humana, así como los trastornos y condiciones que conlleva, vuele complicado estudiar este órgano vital.

Ahora, los investigadores del Instituto Allen para la Ciencia del Cerebro han presentado una nueva herramienta replicando células cerebrales virtuales que sí funcionan.

Los modelos informáticos totalmente en 3D del tejido cerebral humano se basan en muestras reales del cerebro que quedaron después de distintas cirugías, y presentan lo que podría ser el banco de pruebas más poderoso para el estudio del cerebro humano que se haya creado.

Las muestras utilizadas para construir los modelos virtuales fueron tejidos sanos que se eliminaron durante las operaciones cerebrales y representan partes del cerebro que se asocian típicamente con los pensamiento y la conciencia, así como la memoria. Esas son áreas vitales para la investigación de los trastornos del estado de ánimo y diversas dolencias psiquiátricas.

Los modelos no son solo representaciones tridimensionales de células cerebrales, sino doppelgängers completamente funcionales, que producen señales eléctricas al igual que las verdaderas. Esto fue posible gracias al hecho de que el tejido se mantiene en una especie de “soporte vital” mientras se transportaba al laboratorio de investigación para su estudio y modelado. Ser capaz de ver las células cerebrales comunicarse e interactuar ayudó a informar el desarrollo del software.

Un total de 36 pacientes y cientos de células cerebrales jugaron un rol en la construcción de modelos virtuales, con el objetivo de crear una herramienta que sea mucho más precisa en el modelado de la actividad cerebral humana que el tejido cerebral de roedores que a menudo se utiliza.

Los investigadores esperan que sus modelos puedan ser utilizados y mejorados con el tiempo, y que su potencial pueda ayudar en el estudio continuo del cerebro humano y en tratamientos o incluso curas para diversas afecciones.